2017-05-02

Los liderazgos resonante y disonante. 12 características y 5 claves.

Liderazgo Resonante.
Por Pedro Manuel Zayas Agüero y Nuirka Cabrera Ferrerio.
EUMED.net.

resonant-leadership.jpg
Los liderazgos resonante y disonante. 12 características y 5 claves

Resumen. Por el papel del factor humano en el desempeño empresarial, cobran auge en la actualidad el hombre y sus interrelaciones, siendo considerados una función de la gestión de los recursos humanos estrechamente vinculada a los aspectos socio psicológicos en la organización y dentro de éstas, el liderazgo.


Toda posición del liderazgo y tiene una corriente o escuela de dirección lleva dentro una concepción psicológica sobre el hombre. Los factores del desarrollo social han sido el elemento determinante en el énfasis que se realiza en la valoración de los factores socio psicológicos y del factor humano en la dirección.

Este artículo trata sobre líderes resonantes y líderes disonantes.

D Goleman en su libro “Inteligencia emocional” dice: “No basta tener una capacidad intelectual alta, sino que depende en gran medida de la capacidad que se tenga para controlar nuestras reacciones emocionales”.También en estudios realizados determinaron que emociones trasmiten estado de ánimo rápidamente, y repercute en la eficacia laboral.

Palabras claves: Liderazgo, resonante, disonante, emoción

Introducción

Cuando oí el término resonante, vino a mí un conocimiento, que había aprendido en la asignatura de Física en Secundaria Básica, recuerdo un puente en los Estados Unidos, que se derrumbó, por haber entrado en resonancia, pero habían pasado varios años, no se porqué no la había olvidado, la recordaba era un conocimiento pero era también una emoción.

En los términos de comunicación la mejor forma de decir, si hay un equilibro con las relaciones interpersonales e intrapersonales, es la resonancia y la disonancia. R. Boyatzis, D. Goleman y A. McKee (2002) dicen” Las personas más resonantes son aquellas que sintonizan mejor con los demás y las que mantienen relaciones más transparentes, porque la resonancia minimiza el ruido del sistema”.

Es una propuesta interesante; después D. Goleman planteó la inteligencia emocional. D. Goleman y R. Boyatzis señalan la importancia del conocimiento de las emociones y como aprovecharlas para ser más exitosos dentro de la organización.

Perspectiva biológica, psicológica y social

V. De Lucca (2005) dice "Desde una perspectiva biológica, el arte del liderazgo resonante consiste en integrar los pensamientos y las emociones de un modo que encauce la actividad de la gente en la dirección adecuada, independientemente de la situación", aquí se encuentra el dilema entre lo biológico y lo social, en el primer capítulo en el epígrafe que trata el recurso humano más importante se valora que la personalidad es la integración de lo cognitivo y afectivo. El liderazgo es grupal, social y emocional. Para D. Goleman, liderar es una tarea emocional. El liderazgo resonante es también liderazgo esencial, o liderazgo primal.

La subcorteza, el sistema límbico, que se encuentra en la parte media del cerebro y comprende centros como el tálamo, hipotálamo, el hipocampo, y la amígdala cerebral, son las estructuras que soportan las emociones.

La educación debe ir al subconsciente, en cualquier circunstancia cuando la corteza baja, empieza a funcionar la subcorteza que es el centro de las emociones donde están los hábitos. Los grandes avances de la neurología ocupan la dirección empresarial en el problema del liderazgo.

D. Goleman y R. Boyatzis (2002) definen las emociones como un circuito abierto donde la estabilidad emocional depende en parte de las relaciones que establecemos con los demás, a diferencia del resto de los sistemas del cuerpo humano que son un circuito cerrado, razón que explica la importancia del líder, sus acciones y como influyen en la organización.

Este sistema abierto facilita el contagio de las emociones, pudiendo afectar de esta forma, el líder, el clima emocional de toda una empresa.

Motivación

La dirección organizacional y empresarial tiene como tarea motivar a sus personas, unas de las causas que derrumbó a Europa del Este, fueron las motivaciones de las personas.
Motivar a las personas en un mundo globalizado es esencial, porque ahora existe cierta movilidad, las personas emigran de aquí para allá buscando mayores posibilidades de desarrollo.

La motivación es un motor que nos guía al actuar, a mover energía con entusiasmo, a contagiar al resto. Sin emoción, no vamos a la búsqueda de la verdad, D. Goleman (2002) plantea: “Los individuos nos sentimos motivados a cambiar cuando establecemos contacto con nuestros sueños e imágenes ideales, como si la visión de nuestro posible futuro personal nos proporcionase la energía y el compromiso para llevar a cabo el esfuerzo necesario para modificar nuestra conducta”.

La motivación es vital para la salud de una organización, y más para la competitividad en que se encuentra el mundo actual. Una de las tareas más importantes de un líder es mantener a un equipo unido y para esto, se deben tener a todos los miembros con objetivos, individuales y sociales, y que estén motivados a lograrlos.

Liderazgo resonante

R. Boyatzis, D. Goleman y A. McKee (2002) señalan: “un líder produce resonancia, es decir, el clima emocional positivo indispensable para movilizar lo mejor del ser humano”. “El líder expresa sinceramente sus propios valores y sintoniza con las emociones de las personas que le rodean”.

No basta tener una capacidad intelectual alta, dice D. Goleman en su libro “Inteligencia emocional”, sino que depende en gran medida de la capacidad que se tenga para controlar nuestras reacciones emocionales.

El líder debe crear un entorno emocional positivo sacando lo mejor de sus emociones revirtiéndolas en los demás y recibiendo de estos. En estudios realizados determinaron que emociones positivas tales como la alegría, la cordialidad, el buen estado de ánimo se transmiten rápidamente, y repercute en la eficacia laboral.

Los líderes resonantes son personas capaces de contagiar a los miembros de organización, estimularlos y movilizarlos, canalizando las emociones de cada una de las personas, provocando un clima favorable a la organización.

El líder resonante, tiene la habilidad de conciliar las características de todos los estilos de liderazgo (visionario, coaching, afiliativo, democrático), cada uno de los estilos se basa en un conjunto de competencias emocionales diferentes según sea el caso, manteniendo siempre una conexión con sus seguidores prolongando el tono emocional positivo.

Los líderes resonantes deben cosechar la capacidad que tienen para sintonizar con sus propios sentimientos y con los sentimientos de los miembros del grupo para lograr el éxito personal y el buen desempeño empresarial.

Líderes disonantes

Los líderes disonantes que contagian las reacciones emocionales negativas, propagan, irritabilidad, molestia, resentimiento, incomodidad, depresión, tristeza, ansiedad, estas emociones son transmitidas a los demás miembros y dificultan el trabajo y la atención a los objetivos fundamentales.

Los líderes disonantes crean una cultura de las organizaciones en que se expresan discusiones, esfuerzos desunidos, rumores, piñas (subgrupos) desaliento, actitudes en contra del trabajo, aumento de la movilidad laboral, bajo prestigio de las organizaciones, amenaza y coacción, que dificultan la sinceridad de sus subordinados.

Cambio

En este mundo globalizado donde la palabra orden llama cambio, todo es fugaz, etéreo, el equilibro entre estabilidad y cambio es fundamental para el desarrollo, D. Goleman (2002) comenta: “Cuanto más sintonizada se halle la realidad con el ideal, más duradero será el cambio. Esta “sintonización” de la realidad con el ideal es el que crea el marco de referencia más adecuado para superar la disonancia y configurar un grupo emocionalmente inteligente, resonante y eficaz”

La transformación de una organización requiere cambiar todo, la tecnología, los métodos, la cultura organizacional, la realidad emocional y las normas de la empresa, es decir, comunicaciones, relaciones interpersonales, lo que las personas hacen juntas y el modo en que lo hacen. D. Goleman plantea para ello un liderazgo emocionalmente inteligente en todos sus niveles que permita que sus líderes afronten directamente la realidad.

Características del líder resonante

El líder resonante tiene las siguientes características:

  1. Lograr mantener un control emocional adecuado para lograr el éxito personal y empresarial.§
  2. Establecer un fuerte contacto emocional con su equipo; una adecuada combinación entre la cognitivo y afectivo entre el corazón y la razón.§
  3. Establecer empatía con su equipo de trabajo de forma eficaz y creativa.§
  4. Los líderes tienen que ser auténticamente resonantes.§
  5. Transmitir a los demás, respeto, confianza y sinceridad; los líderes emergen desde la autenticidad.§
  6. Examinan automáticamente a las personas, tanto individual como de forma colectiva.§
  7. Tener la capacidad para sintonizar con sus propios sentimientos y con los sentimientos de los demás.§
  8. El líder es una persona, no una máscara, de las que se pusieron los antiguos griegos para representarnos un papel del personaje de teatro, debe ser una persona en su esencia.§
  9. Descubrir ¿quiénes son?, ¿cuál es el potencial con que cuenta? , ¿cuáles son los defectos?§
  10. Hacer posible el feed-back asertivo.
  11. Cada uno percibe las cosas de forma diferente (constructivismo) y por tanto el líder debe descubrir cuál es la verdad de cada cual.
  12. Saber identificar y utilizar el estilo de liderazgo más adecuado a una determinada situación.

Claves para el liderazgo resonante

  • Incrementar el conocimiento sobre uno mismo, descubrir realmente quién es usted, ahora. Clara conciencia de su visión de sí mismo, buscando la congruencia de sí mismo (ideal, público y real) que lo motive a desarrollar sus competencias de liderazgo.
  • Las personas tienen que encontrar cuáles son las implicaciones de sus creencias, valores y costumbres más arraigados, ¿Cuál es su yo ideal?
  • Vivenciar relaciones interpersonales e intrapersonales, las otras personas tienen un gran valor en la identificación del sí mismo, ¿cómo actúa?, ¿cómo es ante los demás?, también ayudan a ver las cosas que tendemos a dejar de lado o no queremos ver.
  • Aprender a desaprender para descubrir sus fortalezas y sus limitaciones y aplicar en la realidad profesional y en la vida.
  • Aplicar la experiencia propia y desarrollar las competencias para ejercer el liderazgo.

Conclusiones

Las personas son seres económicos, sociales, administrativos, organizacionales, participativos, competitivos, cambiantes, emocionales y globalizados, por eso cuando hablamos de liderazgo ya sea carisma, rasgos sociales, psicológicos, grupos, contingencias, en circunstancias específicas, transaccional, transformacional, o resonante, viene a la mente E. Schein (1993), quien dice: “En lugar de continuar perpetuando modas cíclicas hemos de desarrollar modelos integradores, especialmente en la medida en que el mundo es cada vez más complejo y rápidamente cambiante”.

El liderazgo es grupal, social y emocional. Los factores del desarrollo social han sido el elemento determinante en el énfasis que se realiza en la valoración de los factores sociopsicológicos y del factor humano en la dirección.

El liderazgo sigue su historia pasando por K. Lewin, R. Tannenbaum y W. Schmidt, R. Blake y J. Mounton, R. Likert, F. Fiedler, V. Vroom, D. Goleman, R. Boyatsis y otros más, cada cual con sus razones y cada cual en su tiempo.

Lev Vigotsky, entre otros, reclaman la necesidad de buscar metateorías, concepciones integradoras, que sobre la base de una orientación filosófica científica operen como un sistema abierto, que integre en un cuerpo teórico coherente las concepciones de avanzada del conocimiento psicológico.

Autores:
Zayas Agüero y Cabrera Ferrerio: "Liderazgo resonante" en Contribuciones a la Economía, mayo 2010, en http://www.eumed.net/ce/2010a/

Bibliografía

Alabart Y., y Portuondo A. (1999): La cultura organizacional, Una variable a considerar en la competitividad empresarial, Folletos gerenciales, ctd@reduniv.edu.cu
Bavelas, A. (1977: Leadership: Man and function. En: B. Staw, Psychological foundations of organizational behavior 324-329 pp..
Bolívar, C.,(2003): Liderazgo. El arte del liderazgo esencial, tematika.com.
Boyatzis, R., y otros (2002): El líder resonante. Ed. Plaza y Janés, Barcelona
Bower, J, (1995): Oficio y Arte de la Gerencia: Norma,
Bennis, W. y B. Nanus (1995): Líderes: las cuatro claves del liderazgo eficaz, Ed. Norma, Colombia.
Bennis, W (1994): On Becoming a Leader, Ed. Addison Wesley, Nueva York . pp. 39–42
Boyett, J., y Boyett, J., (1999): Lo mejor de los Gúrús, Ed. Gestión 2000, España. 367pp
Blake, R y Mouton, J., (1964): The Managerial Grid, Ed, Gulf. Houston
Blanchard, K y otros (1990): El líder ejecutivo al minuto, Ed. Griljalbo, Barcelona
Blank W (1995): The nine natural laws of leadership, Ed. MACOM, New York
Burns, J., (1978): Leadership, Ed. Harper and Row, Nueva York
Byrne, J. (1996): “Liderando el cambio”, Revista Horizonte Empresarial, España no 2075, 40 - 42pp.
Codina, A. (2002). Diez Habilidades Directivas ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Cómo?, Ed. Folletos Gerenciales, Ciudad de la Habana, 6 (2).p. 4.
Codina, A., (200?): Los líderes: ¿nacen o se hacen? www. degerencia.com
Conger, J. (1992): El líder carismático, Ed. Mcgraw –Hill,. México 245p.
Covey, S. (1990): The Seven Habits of Highly Effective People: Powerful Lessons in Personal Change, Ed. Fireside, Nueva York:. pp.63–309
Covey, S, (1991): Principle–Centered Leadership, Ed. Summit, Nueva York.: pp.40–47
DePree, M. (1993): Leadership Jazz: The Art of Conducting Business through Leadership, Followership,Teamwork, Touch, Voice, Ed. Dell, Nueva York. pp.22–225
De Pree, M. (1993): El liderazgo es un arte Ed. Lasser Press, México. 143p.
Dolan, S., y Martín I.(2000): Los 10 mandamientos para las dirección de personas, Ed, Gestión 2000, España.
Gardner, J. (1990): On leadership, Ed. Free Press, NuevaYork.
.García, J., y Hernández, A. (2002): Reflexiones sobre la integración estratégica, Folletos Gerenciales (8): p. 16,18, agosto.
Goleman, D. (1988): La práctica de la inteligencia emocional, Ed. Kairós, Barcelona.
Goleman, D. (1997): Inteligencia emocional. A teoria revolucionária que redefine o que é ser inteligente. Ed. Objetiva, Rio de Janeiro..
González, F. (1989): Psicología. Principios y categorías, Ed. Pueblo y Educación, La Habana.
Hersey, P y Blanchard, K. (1982): Management of Organizational Bahavior: Utilizing Human Resources, Ed.Prentice-Hall. Englewood Cliffs
Katz, D. Y Kahn, R.L. (1967): Psicología social de las organizaciones, Ed. Trillas, México.
Kotter, J., (1991) “El directivo como líder y como ejecutivo: la simbiosis del éxito en: Harvard Business Review
Likert, R. (1961): News Patters of Management, Ed. McGraw-Hill, Nueva York,
Likert, R.(1979): “Nuevos patrones de administración”, en Vroom, V.H. y Deci, E..(eds.), Motivación y alta dirección, Ed. Trillas: México, 296-303.
Locke, Edwin A., Sea un Gran líder: Vergara, 1995.
Nanus,B. (1989):The leader´s Edge: The Seven Keys to Leadership in a Turbulent World, Ed. Contemporary Books, Nueva York. pp. 81–97
Navas, M. y Molero, F. (1994) El liderazgo. En J.F. Morales (Coord.), Psicología Social (pp. 701-716).Ed. McGraw-Hill, Madrid.
Montaner, R. (1998): Manual del directivo eficaz, Ed. Gestión 2000, Barcelona p. 74 – 75.
Moreno, C., (2005) El liderazgo ético, un reto empresarial, rrhh magazine.com
Mc Clelland, D. y D. Burnham (1976):“Power is the great motivation”, Harvard Business School Review, marzo-abril.
O´Toole, J. (1996): Leading Change: The Argument for Values–Based Leadership, Ed.Ballantine, Nueva York. pp. 23–34
Quijano, A. (2003): Liderazgo, monografía. com
Robbins, S. (1998): La administración en el mundo de hoy, Ed. Pearson Educación, México. p.277.
Robbins, S. (1994): Comportamiento organizacional, Ed. Prentice Hall Hispanoamericana, México, 780 pp.
Schein, E. (1988): La cultura empresarial y el liderazgo, Ed. Plaza y Janés, Barcelona.
Tead, O. (1935): El arte del liderazgo, Ed. Mc Graw Hill, Nueva York.
Vigostky, L. (1980): Desarrollo de las funciones psíquicas superiores, Moscú.
Zayas, P., y G. García (2002): Psicología y administración: hermanas de sangre www.monografía.com

Pedro Manuel Zayas Agüero (CV), Universidad de Holguín
Nuirka Cabrera Ferrerio, ETECSA
pedro@ucm.hlg.sld.cu 

Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet (SEJ-309) de la Universidad de Málaga, con el apoyo de la Fundación Universitaria Andaluza Inca Garcilaso

……………………………………………

Fuente: EUMED.net
Imagen: Resonant leadership 
2012.05.26

 Artículos relacionados: