2017-07-02

Las 11 virtudes de la vagancia para mejorar tu productividad.

La virtud de la vagancia. 

Por Miquel Rodríguez. 

Los sueños de la razón.

relaxing-in-her-office.jpg
Las 11 virtudes de la vagancia para mejorar tu productividad
 
Hablaba con una persona con la que conecté muy rápidamente cuando tuvimos que trabajar juntos. Es una profesional de impresión, que consiguió que una organización prácticamente en quiebra pasase a ser una de las más ejemplares en su actividad.


Habíamos comido juntos y tomábamos una copa después de resolver rápidamente un par de temas. No recuerdo a razón de qué, va y me dice algo así como “Mira, para llevar bien un equipo, una organización, una de las virtudes esenciales es ser un vago“.

Sin pedir aclaración alguna, choqué su mano, le felicité. Era la primera persona a la que le oía decir en público algo así. Por fin, había encontrado a alguien que pensaba como yo. Nos reímos un buen rato.

Ya no he vuelto a sentirme tan solo cuando me reitero en la bondad de la vagancia para la productividad de verdad de la buena. Parece una contradicción en sus términos ¿verdad? pues no. Resumiendo la idea:

  1. Sé vago, delega, deja que otros hagan el trabajo que saben hacer, no quieras cubrir todos los huecos. No podrás y lo harás por lo menos tan mal como temes que lo pueda hacer otro.
  2. Pierde el tiempo, distráete, mira para otro lado, cánsate de lo conocido rápidamente. Las nuevas ideas no suelen estar enfrente.
  3. Invéntate excusas para no acudir al 80% de las reuniones que te reclaman. Envía a otro. No envíes a nadie. Ves sólo al 20% de reuniones que sabes interesantes, que te divierten. El otro 80% son una pérdida del 99% del tiempo que duran.
  4. Abúrrete de los temas que se repiten, de los problemas irresolubles, de las soluciones obvias, de las tautologías. Distráete con cualquier petición nueva, con las paradojas de la vida, con aquello que no entiendes, con los problemas jodidos de verdad. A lo banal, ponle cara de asquito.
  5. Invierte tu tiempo en disponer de más tiempo. Pierde el tiempo en montar procesos que te eviten tener que repetir las tareas, las instrucciones. Sé el mejor proyecto de vago que nunca existió. Busca la eliminación de toda actividad superflua y la máxima rapidez en resolver toda actividad necesaria. Acaba con ella rápidamente.
  6. Bosteza ante los escritos interminables, los circunloquios, los que hablan y no preguntan, los adverbios, las esdrújulas, los incisos y las frases largas. Cualquier cosa demasiado extensa merece un bostezo explícito, sonoro y contagioso. Expande tu aburrimiento. Sé breve, conciso y claro.
  7. Ante una crisis, siéntate. Deja a los demás que corran por los pasillos, que derramen lágrimas de ansiedad, que vociferen, que se reúnan, que se exciten unos a otros, que se estresen y que pierdan todo control de sí mismos. Tú, siéntate, piensa, sé frío y deja que tu posición sosegada impregne al resto del equipo.
  8. No soluciones nada a medias. Si no lo puedes solucionar definitivamente, déjalo estar. Concentra tu esfuerzo en lo efectivo. Que poner parches te de pereza, toda la pereza.
  9. El problema más urgente casi nunca es el más importante. Resuelve lo más urgente con la calidad mínima necesaria y ataca a lo más importante con la serenidad del corredor de fondo. No dejes que te hagan correr al son de la campana de alarma.
  10. El más rápido nunca es el más certero. La primera idea nunca es la mejor. Ante un problema o una decisión no tengas prisa, sé vago, deja que las ideas fluyan hasta que encuentres la más adecuada.
  11. Calla. No gastes energía en hablar. Dosifica las palabras. Que sean pocas y efectivas.

(Va por Félix)

Por Miquel Rodríguez  
Jueves, 18 octubre 2007

Acerca de Miquel Rodríguez

Urbanita para toda la vida, fugado en una isla mediterránea; filósofo y letrado que mola más que psicólogo, de apellido, social que, en mis tiempos, era una especialidad. Entre tanto título genérico me quedé con un perfil polimórfico y más bien metodológico. Desde la enseñanza a la consultoría, pasando por la estadística, la creación de empresas y el empleo, todo aderezado con sistemas de información y calidad, ha resultado en mi perfil profesional más bien poco perfilado. Aprendiz de todo y máster en poco.
Miquel Rodríguez
Consultor en desenvolupament organitzacional
Miquel Rodríguez
Universitat Autònoma de Barcelona
Palma y alrededores, España
https://www.linkedin.com/in/miquelrodriguez/

Licencia:
No especificada.

--------------------------

Fuente: Los sueños de la razón

Imagen:  Relaxing in office.jpg


Artículos relacionados: